Innovación vasca para mantener los parques eólicos remotos